Feature Image
Mejores preguntas, ¿Cómo volveremos?
 

Aletargados comenzamos a asomarnos en los balcones de la cotidianeidad y miramos a otros que hacen lo mismo. Ya comienza a espabilarse la vida, la que suponemos cierta y entendemos que las costumbres retomarán nuestras rutinas, hasta que plácidos caminamos por las calles sin temor al viento, ni al prójimo.

Nuestra compleja dualidad se recoloca en su centro y somos los de entonces. Buscamos recuperar las horas perdidas y dulzones planeamos calendarios. Lo demás no importa, porque estamos de vuelta en el mundo que nos es tan habitual. Inflamamos los pulmones de dicha por dejar este sueño extraño detrás. A ese pasado pretendemos volver, porque todo tiempo pasado fue mejor, diría Jorge Manrique. En nuestra imaginación el horizonte es luminoso, uno que se define en la bondad y la solidaridad. Así nos imaginamos la vuelta.

Pero a pesar de tantos deseos, el regreso no será como abrir una puerta en medio de la primavera. Será una resaca muy rara y la somnolencia difícil de espantar, quedará en nosotros mientras se disipan las dudas y recobramos algunas certezas.

Y tendremos miedo de todo, porque no hay precisiones de nada. La pandemia sigue fluyendo como una marea invisible y aunque nos dicen que pronto saldremos, parece que lo más cauto es seguir en el claustro de la inacción y la paciencia. Porque todo indica que lo peor no se ha consumado.

Los monstruos viejos siguen vivos y al acecho. Esos sí que no cambiarán. La desigualdad, racismo, la corrupción, la charlatanería política, los homicidios, los atropellos y todos sus parientes, seguirán despiertos y más vivos que nunca. Y es normal, el letargo es el mejor aliado del abuso y mayores son los espacios para la violencia y el atraco.

La incertidumbre nos da miedo, nos hace impredecibles y nerviosos. La crisis de desinformación nos ha convertido en muy crédulos o especialmente desconfiados. No sabemos nada y cada quien actúa conforme a su propio repertorio.

Estamos a expensas de nosotros mismos y del criterio que cada quien busque seguir, porque la imprecisión es la norma de quien debe dar claridad. La vuelta será brumosa, un espacio de indefiniciones con riesgo a contagiarse.

Foto: Sputnik

Autor
Abogado por la Ibero, maestro en derecho por la Universidad de Georgetown e historiador por la UNAM. Autor de los libros Historias de una ceiba azul, Tu sombra en el espejo, La Constitución Política de la Ciudad de México, federalismo e instituciones, Belisario Domínguez, ciudadano revolucionario y, en coautoría, La Reforma Constitucional de Telecomunicaciones, el modelo del Estado regulador en México. Columnista en distintos medios de comunicación.
Twitter
En otras plataformas
Puedes escuchar nuestros podcast y suscribirte a contenido adicional a cambio de una donación que nos permite seguir con más de 5,000 podcast disponibles de forma gratuita.
Spotify
Escucha los 100 episodios más recientes y síguelo para avisarte cuando publique nuevos episodios.
iTunes
Califica y reseña este podcast en la plataforma de Apple, tus comentarios nos permiten llegar a más audiencia.
Anchor.fm
En esta plataforma encontrarás todos los episodios y plataformas en los que están disponibles.
Te puede interesar
Miguel Pulido
31 mayo, 2017
Redacción
24 julio, 2019
Continuemos la conversación