Feature Image
No me llames chacha
23 agosto, 2017
 

[av_section min_height=» min_height_px=’500px’ padding=’default’ shadow=’no-shadow’ bottom_border=’no-border-styling’ bottom_border_diagonal_color=’#333333′ bottom_border_diagonal_direction=» bottom_border_style=» id=’header-post’ color=’main_color’ custom_bg=» src=» attachment=» attachment_size=» attach=’scroll’ position=’top left’ repeat=’no-repeat’ video=» video_ratio=’16:9′ overlay_opacity=’0.5′ overlay_color=» overlay_pattern=» overlay_custom_pattern=» av_element_hidden_in_editor=’0′]
[av_heading heading=’No me llames chacha’ tag=’h3′ style=’blockquote modern-quote modern-centered’ size=» subheading_active=’subheading_below’ subheading_size=’14’ padding=’0′ color=» custom_font=’#b02b2c’ admin_preview_bg=’rgb(241, 241, 241) none repeat scroll 0% 0%’]
Por Ixchel Cisneros
[/av_heading]
[/av_section]

[av_social_share title=’Share this entry’ style=» buttons=» share_facebook=» share_twitter=» share_pinterest=» share_gplus=» share_reddit=» share_linkedin=» share_tumblr=» share_vk=» share_mail=»][/av_social_share]

[av_image src=’http://antifaz.org.mx/wp-content/uploads/2017/08/trabajo-doméstico.jpg’ attachment=’1264′ attachment_size=’full’ align=’center’ styling=’no-styling’ hover=» link=» target=» caption=» font_size=» appearance=» overlay_opacity=’0.4′ overlay_color=’#000000′ overlay_text_color=’#ffffff’ animation=’no-animation’ admin_preview_bg=»][/av_image]

[av_textblock size=» font_color=» color=» admin_preview_bg=»]
«Ya sabes, son medio tontitas, uno casi tiene que llevarlas de la mano para que hagan su trabajo», así se refirió una amiga muy querida a la trabajadora del hogar que está con ella desde hace muchos años.

A mí, casi se me salen los ojos del coraje. Yo no sé si no nos damos cuenta que con estos comentarios discriminamos, o más bien no queremos darnos cuenta.

Nos decimos «progres» y defendemos los derechos de los migrantes mexicanos ante Trump, pero en casa llamamos chachas, sirvientas e indias a quienes nos ayudan con las labores del hogar. Y en muchos casos no las bajamos de ignorantes y flojas.

Esas señoras —y hablo en femenino porque 9 de cada 10 de las trabajadores del hogar son mujeres— a muchos de nosotros nos educaron, nos alimentaron y nos quisieron como hijos e hijas. A cambio, nosotros, las «dejamos» sentarnos a nuestra mesa —como si no tuvieran derecho— y «hasta de viaje nos las llevamos». Pero de derechos laborales, de eso sí, no hablamos.

Nos guste o no, lo que ellas realizan por nosotros es un trabajo, y lo curioso es que a diferencia de cualquier otro trabajador o trabajadora, estas mujeres no reciben los mismos derechos. O sea, casi nunca firman contrato, casi nadie les da seguridad social, prestaciones, vacaciones, días de asueto, naaadaaaa. Y, además, las discriminan.

Pues sí: levantarse a hacer desayuno para toda la familia, bañar chamacos, barrer, trapear, tender camas, sacudir, planchar, lavar ropa, limpiar baños, hacer tareas, llevar niños a la escuela y más es un trabajo y, por ello, tendrían que tener los mismos derechos que cualquier otro.

Según la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el trabajo doméstico pagado representa el 4% de la fuerza laboral a nivel mundial, el 6% en América Latina y en México el 10%, es decir, 10% de las mujeres que trabajan en México lo hacen en este rubro y en su mayoría no tienen derechos laborales.

Pero hay un camino, en principio, como empleadores o empleadoras: no discriminarlas, tratarlas como personas que son (se escucha burdo y básico pero en un país discriminador como el nuestro no está demás decirlo) y después respetar sus derechos laborales, firmar un contrato con ellas, inscribirlas en el seguro social —no es tanto trámite como usted pudiera pensar—, darles vacaciones, respetar las jornadas laborales, días de asueto, etcétera.

Y segundo, presionar al gobierno mexicano para que ratifique el Convenio 189 de la OIT para que existan en México unas normas que contribuyan a mejorar las condiciones laborales y de vida de las trabajadoras domésticas.

Así que, la próxima vez en la que pase por su cabecita llamar chacha, sirvienta, india, doméstica o más a la señora que trabaja en su casa, piense en qué lindo sería que su jefe o jefa le llamara burro, ignorante, imbécil o flojo en su trabajo.

*El artículo fue publicado originalmente en Huffington Post México. En este sitio se reproduce el artículo con autorización de la autora.
[/av_textblock]

[av_hr class=’full’ height=’50’ shadow=’no-shadow’ position=’center’ custom_border=’av-border-thin’ custom_width=’50px’ custom_border_color=» custom_margin_top=’30px’ custom_margin_bottom=’30px’ icon_select=’yes’ custom_icon_color=» icon=’ue808′ font=’entypo-fontello’ admin_preview_bg=»]

Autor
Miembro fundador de Creatura. Asiduo lector y analista de noticias sobre derechos humanos y la lucha por el poder político. Ama la Quiche Lorraine.
Twitter
En otras plataformas
Puedes escuchar nuestros podcast y suscribirte a contenido adicional a cambio de una donación que nos permite seguir con más de 5,000 podcast disponibles de forma gratuita.
Spotify
Escucha los 100 episodios más recientes y síguelo para avisarte cuando publique nuevos episodios.
iTunes
Califica y reseña este podcast en la plataforma de Apple, tus comentarios nos permiten llegar a más audiencia.
Anchor.fm
En esta plataforma encontrarás todos los episodios y plataformas en los que están disponibles.
Te puede interesar
Derecho Remix
27 agosto, 2019
Adriana Muro
16 mayo, 2019
Gonzalo Sánchez de Tagle
30 marzo, 2020
Continuemos la conversación