Feature Image
Conmoción en Veracruz por crímenes de odio: asesinaron a joven gay de 21 años
Milena Pafundi
13 agosto, 2019

Miguel Angel Medina Lara, de 21 años, fue asesinado el 9 de agosto en el municipio de Acayucan, estado de Veracruz. Su cuerpo fue encontrado en el cementerio Gregorio Vidal Alor, con la cabeza destruida con piedras y signos de haber sufrido torturas.

De acuerdo a Jazz Bustamente, integrante del Observatorio Nacional contra crímenes de odio, en México se han registrado unos 42 crímenes de odio en 2019, de los cuales, 17 han sido cometidos en Veracruz. En todos ellos, solamente hubo dos detenciones y dos casos apenas han sido judicializados.

Miguel era un chico gay de expresión no binaria. El activismo está denunciando que se trata de un crimen de odio, aunque la Fiscalía General del Estado de Veracruz no lo consideró como un delito de este tipo (agravante considerado por el artículo 144 del Código Penal de Veracruz). También se sospecha que pudo haber sido víctima de abuso sexual. Pero existen dudas por parte del activismo LGBT+ acerca de cómo se peritó el caso. Aún no está del todo claro cómo ocurrieron los hechos que terminaron con la muerte del joven, expresó Bustamante a Presentes.

Luis Geovani Pérez, miembro del Observatorio nacional de crímenes de odio, integrante de la coalición LGBTQ Veracruzana y presidente del Colectivo Ambient Tales de diversidad sexual de Coatzacoalcos Veracruz, también suscribe que se trata de un crimen de odio. Y dijo a Presentes que la coalición – reúne a más de 30 organizaciones de Veracruz que abarcan todos los municipios- está muy preocupada y espera reunirse la próxima semana con el Fiscal General del Estado de Veracruz, Jorge Winckler Ortiz. El activista repudió la difusión de una foto que mostraba a Miguel asesinado, revictimizándolo.

Un día antes de que lo encontraran asesinado, su familia había reportado su desaparición. Los medios informaron que fue apedreado en la cabeza.

“En este momento de la investigación estamos permitiendo que las autoridades hagan su trabajo. Confiamos en que habrá Justicia para él y vamos a exigir hasta que la haya”, dijo a Presentes su primo Alex Lara. La noche anterior a su desaparición, Mike -como le decían sus amigxs- había participado de un taller de teatro que coordinaba Alex y que duraba tres días. Asistió a los dos primeros, llegó a mostrar sus dibujos y a contar que quería ser modelo. Pertenecía además a un grupo de emprendedores.

Así lo recuerda Alex: “Su legado era la rareza, él aportaba esto a la familia porque él era fuera de lo común, era inusual. Pero eso para el era motivo de orgullo. Él era feliz siendo distinto a todos, pero no era “raro” por hacerlo a propósito, simplemente eso era quien él era en realidad y él se permitía vivirlo a pesar de que a algunos quizás no les gustara”. Y agrega: “Nos deja sus dibujos, muchas creaciones que su habilidad para dibujar le permitió realizar en papeles, libretas, videos, fotos. Ahora las tenemos como el legado del arte que él hizo, que seguramente iba a ser el inicio de cosas muy grandes que él iba a hacer”.

Cada vez más jóvenes

“En este país cada vez más las poblaciones disidentes sexuales estamos siendo oprimidas, fragmentadas y atacadas por asumirnos y construirnos. El hecho de Mike me causa demasiada indignación porque cada vez están asesinando a compañeras y compañeros más jóvenes”, puntualizó Bustamante.

A pesar de que en México se han aprobado leyes que garantizan el derecho al matrimonio igualitario en algunos estados del país; se han promovido leyes de inclusión laboral, de servicios de salud y políticas de no discriminación, aún persisten los ataques por orientación, identidad o expresión de género.

“Los crímenes de odio en nuestro país conforman una problemática estructural, construida por discursos de odio por parte de grupos religiosos y de asociaciones civiles disfrazadas de grupos defensores de los valores y de familias naturales”, dijo Bustamante a Presentes.

“Desde lo antropológico tiene mucho que ver el discurso de que los gais, las lesbianas, las trans son aberraciones, son malos y se deben de ir al infierno. Esto reafirma y se esta normalizando al punto que las personas justifican las agresiones físicas y mortales”, agregó.

De acuerdo al informe “Crímenes de odio por homofobia”, elaborado por la Organización Letra S, entre 2013 y 2018 asesinaron a 473 personas LGBTI en México. 261 de estos hechos fueron en contra de mujeres trans;  192 en contra de hombres gay; 9 mujeres lesbianas; 5 hombres bisexuales y 1 mujer bisexual.

Fotos: Facebook

Autor
Milena Pafundi