Por Milena Pafundi, desde Ciudad de México 

*cortesía de Agencia Presentes.

La Comisión de Derechos Humanos de la Ciudad de México (CDHDF) emitió el miércoles una recomendación histórica para que la Procuraduría General de Justicia trate con perspectiva de género el transfemicidio de Paola Buenrostro, repare a la sobreviviente Kenya Cytlaly y establezca un futuro de investigación específico para crímenes de odio contra la comunidad LGBT+.

Paola y Kenya eran trabajadoras sexuales y fueron atacadas el 30 de septiembre 2016 por un cliente en un auto. Kenya sobrevivió a un disparo. Paola, que tenía 24 años y era originaria de Chiapas, falleció esa noche. El cliente fue detenido en ese momento y liberado 48 horas después por falta de pruebas.

En la presentación de la Recomendación 02/2019, Nashieli Ramírez, presidenta de la CDHDF, señaló:  “Ser trans y trabajadora sexual determinó la calidad de acceso a la justicia que le brindaron la instituciones públicas encargadas de investigar, juzgar y sancionar un homicidio doloso que como mucho otros debió ser calificado como crimen de odio.”

 

Durante las primeras diligencia y a lo largo del proceso tanto Paola ya fallecida, como Kenia, fueron discriminadas y se les negó el derechos a la identidad. Reiteradas veces se refirieron a ellas con un nombre distinto a pesar de que Kenya insistió en la forma correcta de ser nombrada”.

Hoy Kenya es activista y fundadora de de Casa de las Muñecas Tiresias AC. En la conferencia de la Comisión dijo: “Yo la verdad estoy superada, ahorita me siento muy nostálgica muy sensible. Ha sido recordar todo de nuevo, de nuevo pasar por la misma situación emocional. Pero siempre con las ganas de luchar y de querer ver un México mejor y que mis poblaciones, especialmente las trans, podamos tener inclusión y también derechos humanos”

“Tiene que prevalecer la figura del transfemicidio”

En la rueda de prensa también denunciaron que la Procuraduría no ha avanzado y siguen cometiendo los mismo prejuicios cuando están frente a una víctima LGBTTTI+. Sobre todo en el caso de las mujeres trans. “Tergiversan la investigación si en lugar de decir que se trata de una mujer trans se dice que es un masculino” dijo Alejandro Britto Lemus, director de Letraese. Y agregó: “Esta recomendación es histórica por muchas razones: es la primera que se da sobre un transfemicidio y que tiene que quedar claro que esa es la figura que tiene que prevalecer cuando una víctima de violencia letal es una mujer o una persona trans. Con identidad o con expresión de género no normativa.”

Nashieli Ramírez aseguró que aún hay mucho por hacer: “No podemos demorar en contar con sentencias ejemplares como la dictada hace un año por el tribunal del poder judicial de la Argentina con motivo del travesticidio de Diana Sacayán: cadena perpetua por el homicidio calificado por odio a la identidad de género y por haber mediado violencia de  género.”

La presidenta de la CDHDF explicó que la situación socioeconómica de las personas trans, están inmersas en un ciclo de exclusión y pobreza que las hace más vulnerables a la violencia, a emplearse en la economía  informal y el trabajo sexual como forma de sobrevivir. Hizo mención a la relación estrecha entre la falta de vivienda, el trabajo sexual por sobrevivencia y a la violencia, a la discriminación y a la violencia enfrentada por las personas LGBTTTQI.

 

Seis puntos

La Recomendación 02/2019 a la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México consta de 6 puntos:

1-  Generar y ejecutar un plan integral individual de reparación para Kenia Cuevas, al cual contemple los conceptos de daño material, daño inmaterial, proyecto de vida y las medidas de rehabilitación que corresponda.

2- La Procuraduría de Justicia de la Ciudad de México deberá pronunciar un acto público de disculpa y reconocimiento de responsabilidad

3- La Procuraduría publicará en su página de internet el texto de la recomendación 02/2019  acompañado del compromiso expreso de esa institución, de garantizar la no repetición de los hechos.

4- Diseñar procedimientos específicos para asegurar la incorporación de análisis de contexto, así como de análisis de riesgo de víctimas, testigos o denunciantes en las investigaciones  de delitos que involucren a grupos de atención prioritaria.

5- La Fiscalía elaborará una propuesta de modificación marco  jurídico para la intervención pericial a fin de asegurar que la práctica pericial sea oportuna de calidad, basada en la práctica técnica científica para el esclarecimiento  de los hechos y la preservación de la evidencia.

6- La Procuraduría hacia la Fiscalía rediseñaran el protocolo de actuación para las personas de la diversidad sexual y genérica al menos contemplando criterios específicos para la investigación del delito de homicidio cometidos contra personas LGBTTTQI+.