Feature Image
Repitan conmigo: ¡Toca regular!
8 noviembre, 2018
 

El pasado 31 de octubre, después de una estrategia de 3 años construida por litigantes y activistas en materia de política de drogas y derechos humanos, la primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió el quinto amparo consecutivo en torno a la prohibición del uso personal de cannabis establecida en la Ley General de Salud la cual incluye la siembra, el cultivo, la cosecha, la preparación, posesión y transporte de la planta.

La Primera Sala consideró que la prohibición absoluta del uso lúdico de la marihuana era inconstitucional. ¿Por qué? Porque es contraria al libre desarrollo de la personalidad.

Cinco resoluciones de amparo en el mismo sentido implican que es obligatorio para todas las juezas y jueces del país resolver los casos en el mismo sentido. Ojo, la autorización del consumo recreativo es únicamente posible si se tramita un juicio de amparo después de la negativa de la Cofepris de darte permiso -como mayor de edad- para el autoconsumo de marihuana.

Es importante señalar también que esta decisión no aplica para otras sustancias psicoactivas, tampoco despenaliza otros verbos relacionados con el consumo de marihuana como: comercializar, suministrar, o distribuir cannabis.

¿Cuál es la relevancia de la decisión?

Las políticas punitivas en materia de drogas perpetúan la violencia y afectan a grupos en situación de vulnerabilidad dentro de los países productores. Generar cambios frente al consumo de drogas con este tipo de decisiones es un primer paso en México para aminorar las consecuencias del prohibicionismo.

La SCJN actuó como un verdadero órgano constitucional al dotar de contenido el libre desarrollo de la personalidad frente al consumo, evidenciar la necesidad de una política con enfoque de salud pública y requerir a los otros poderes cambios sustanciales que permitan transitar hacía una política distinta a la de la prohibición. Con esta decisión corre un plazo de 90 días para que el Congreso modifique la Ley General de Salud en la materia y la COFEPRIS publique los lineamientos necesarios.

Valdría la pena que esta posición se replicara en la discusión sobre la Ley de Seguridad Interior, normativa que legitima la guerra contra las drogas, la cual -en últimas- es una guerra contra las personas.

¿Qué sigue?

Morena aprovechó el momento político y presentó una iniciativa para la regulación del cannabis, la cual incluye un sistema de licencias, un modelo de cooperativas para autocultivo, la inclusión de medidas de reducción de daños y la reglas para distintos usos y su comercialización. Tocará estar pendientes cómo avanza a nivel local y cómo se resuelve frente a los deberes del Estado emanados de la fiscalización de drogas. De lograrlo, México sentaría un precedente fundamental en la materia.

También hay que darle seguimiento al alcance de los lineamientos que publique la autoridad administrativa ya que los antecedentes son lamentables. Los lineamientos publicados (11 meses tarde) frente al uso medicinal de la marihuana restringen los derechos de los pacientes volviendo inoperante la regulación.

¿Qué vamos a regular?

Con estos indicios de cambio, la regulación del cannabis se presenta como una garantía de no repetición frente a las consecuencias de la guerra contra las drogas. Las iniciativas deberán complementarse con medidas reparadoras frente a las consecuencias de la guerra.

El nuevo enfoque de la política debe plantearse alternativas como la libertad anticipada o el tratamiento penal diferenciado en favor de aquellas personas que como eslabones débiles de la cadena del narcotráfico han sido privadas de la libertad.  También tendrá que incluir una política efectiva de salud pública en favor de miles de jóvenes que en territorios controlados por el narcotráfico tienen consumos problemáticos de cristal. La regulación puede ser un aporte fundamental en la reparación integral, las ganancias y los impuestos que pueda generar una eventual comercialización. Finalmente, podría aportar en la garantía de medidas de indemnización y rehabilitación en favor de las víctimas de violaciones a derechos humanos cometidas tanto por agentes estatales como por parte del crimen organizado.

Hay muchas personas que no han entendido la importancia de la evidencia y las posibilidades que todo esto abre. Repitan conmigo: ¡Toca Regular!

Autor
Abogada feminista. Fundadora de Elementa, Consultoría en Derechos. Entre México y Colombia. Le sabe a derechos humanos, política de drogas y género.
Twitter
En otras plataformas
Puedes escuchar nuestros podcast y suscribirte a contenido adicional a cambio de una donación que nos permite seguir con más de 5,000 podcast disponibles de forma gratuita.
Spotify
Escucha los 100 episodios más recientes y síguelo para avisarte cuando publique nuevos episodios.
iTunes
Califica y reseña este podcast en la plataforma de Apple, tus comentarios nos permiten llegar a más audiencia.
Anchor.fm
En esta plataforma encontrarás todos los episodios y plataformas en los que están disponibles.
Te puede interesar
Miguel Pulido
29 mayo, 2017
Rolando Lagunes
18 junio, 2018
Valeria España
10 julio, 2017
Continuemos la conversación