** Con información de Agencia Presentes

La Corte Suprema de la India eliminó la penalización de la homosexualidad, vigente desde el siglo XIX. La decisión fue unánime y se esperaba desde hace dos meses: apenas se dio a conocer, la comunidad LGBTI salió a las calles de Bombay a celebrar el fallo histórico.

La sentencia significa la abolición de uno de los puntos de la ley victoriana de 1861, aún vigente en India. En ella se establecía que el “acceso carnal contra natura con un hombre, mujer o animal, será penado con prisión de por vida, o con prisión por término que podrá extenderse a 10 años y una multa”.

Los cinco magistrados de la sala del Tribunal Supremo firmaron la sentencia que dice que “las relaciones sexuales entre adultos homosexuales en privado no constituye una ofensa” .Y que cualquier norma que persiga estas prácticas es “discriminatoria y una violación de los principios constitucionales”.

La deliberación que terminó en esta decisión judicial había comenzado en julio. Pero fue sólo la batalla final: la lucha por el reconocimiento de los derechos LGBTI en la democracia más grande del mundo lleva décadas. En la puerta del tribunal, una multitud esperaba desde la mañana la decisión final de la Corte Suprema.

Akhilesh Godi, uno de los demandantes, quien ya había subrayado la actitud positiva de los magistrados desde que comenzase el proceso, declaró:

No solo se trataba de despenalizar la homosexualidad sino de reconocer nuestros derechos fundamentales

Lo que revisó la Corte fue la incompatibilidad entre el artículo 377 del Código Penal y el derecho a la privacidad.Fue por una sentencia de 2017 en favor de preservar la orientación sexual como elemento principal del derecho constitucional a la privacidad. Esta resolución fue la que dio pie al colectivo LGBTI a retomar una batalla legal iniciada en 2001.

Según datos de la Asociación Internacional de Gays y Lesbianas (ILGA), cerca de 1.500 personas fueron detenidas en India en virtud del artículo 377 en 2015.

Aunque la ley era técnicamente solo aplicable a los hombres, también las mujeres lesbianas y bisexuales en la India estaban sujetas a ella y su estigmatización. “La derogación de esta ley abrirá la puerta a la comunidad LGBTI para garantizar los derechos en la India. Esta decisión también garantiza la integridad corporal y la orientación sexual de la comunidad intersex, aunque no sea reconocida en la India”, dijo Gopi Shankar Madurai, fundador de Srishti Madurai LGBTQIA + Movimiento de Voluntarios Estudiantiles en India, también representante intersex de la Región de Asia de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex (ILGA).

Ruth Baldacchino y Helen Kennedy, co secretarias generales de ILGA, declararon:

A partir de hoy, una parte vergonzosa de un legado colonial es finalmente historia. Esperamos que este fallo también tenga un impacto en otros países donde nuestras comunidades continúan viviendo bajo la sombra de leyes criminales opresivas, especialmente aquellas que comparten una herencia legal común con la India, en África, el Pacífico y el Caribe

India es el primer y el único país del subcontinente indio que despenaliza la actividad sexual consensuada entre personas del mismo sexo. El único otro país del sur de Asia donde tales relaciones no están penalizadas es Nepal, también por decisión de la Corte Suprema desde 2007. En cambio, las relaciones entre personas del mismo sexo siguen siendo un delito en varios otros países de Asia, incluidos Afganistán, Bangladesh, Bhután, Brunei, Indonesia (Aceh), Irán, Iraq, Kuwait, Malasia, las Maldivas, Myanmar, Omán, Pakistán, Qatar, Arabia Saudita Arabia, Siria, Singapur, Sri Lanka, Emiratos Árabes Unidos y Yemen.

Manisha Dhakal, representante asiática de la junta directiva de ILGA y directora ejecutiva de Blue Diamond Society, la organización más grande dirigida por la comunidad LGBTI en Nepal, dijo:

Hoy, la Corte Suprema reafirmó, alto y claro, que no hay nada criminal en nuestros cuerpos, identidades y amores. Muestra que la marea está cambiando y que la historia está de nuestro lado