**AUTORES: PATRICIA DE OBESO y ALEJANDRO ANAYA

 

Reparar el daño que las víctimas han sufrido a causa de la violencia y de la imperante impunidad que existe en el país es una deuda que el Estado tiene con ellas. Con base en cálculos de las indemnizaciones que la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas (CEAV) ha otorgado a algunas víctimas en los últimos años, se realizó un estimado de lo que esto nos costaría compensar económicamente a las víctimas (ver “El costo de la impunidad en México” publicado en este mismo). Es una deuda impagable.

Sin embargo, existen otras referencias y opciones que explorar, como es el caso de Colombia. Si bien los montos con los cuales la CEAV ha indemnizado a las víctimas hasta el día de hoy son similares a los definidos por la Unidad de Atención y Reparación Integral a Víctimas del gobierno de aquel país, hay aprendizajes que retomar de su experiencia.